Las mascarillas FFP1, FFP2 y FFP3 están tomando cada vez más protagonismo, no solo por su capacidad por proteger nuestra salud en actividades industriales sino también, gracias a sus componentes que sirven para prevenir paso de virus aéreos como el Corona Virus y otros tipos de gripe. Sigue leyendo y conoce por qué deberías usar este tipo de protección, cuándo y cómo.

Este tipo de mascarillas eran utilizadas en el pasado únicamente de forma industrial, ya que evitaban que las partículas peligrosas que causan problemas de salud como cáncer o daños irreversibles al sistema respiratorio pudieran ingresar al cuerpo a través de las vías respiratorias.

Por sus propiedades de fabricación que ofrecen protección en tres clases (FFP1, FFP2 y FFP3) contra aerosoles acuosos aceitosos, humo, partículas finas, gérmenes, bacterias, virus y hongos que se encuentran en el aire, han ganado notoriedad en el área del cuidado médico, volviéndose las más recomendadas para la prevención. Pero, ¿Son todas iguales o cuál es la mascarilla anti virus más recomendable?

Mascarillas anti virus FFP1, FFP2 y FFP3

Están segmentadas de esa forma de acuerdo a los parámetros de la norma europea EN 149 que establece la división de acuerdo a su capacidad de filtración, eficacia y características.

Mascarillas FFP1

Las máscaras respiratorias de clase de protección FFP1 están hechas para entornos de trabajo en los que no se esperan ni polvo ni aerosoles venenosos ni fibrogénicos.

Pueden filtrar al menos el 80% de las partículas que miden hasta 0.6 micrones (Es decir, extremadamente pequeñas), estas máscaras son ideales para utilizar en espacios públicos (abiertos como plazas, calles, restaurantes grandes, o cerrados como buses colectivos, transporte subterráneo u oficinas) cuando la contaminación o la emisión de alertas por virus se ha hecho notoria y donde su contacto con otras personas no sea imperativo, sin embargo, no brindan una protección al 100%.

Mascarillas FFP2

Este tipo de mascarillas antivirus fueron diseñadas para protegerte contra polvos agresivos, humo y aerosoles nocivos, así como componentes aéreos que posean partículas fibrogénicas o aquellas que puedan inflamar el sistema respiratorio en corto plazo y disminución del tejido pulmonar a largo plazo.

Para el caso de virus y gripes, estas máscaras son recomendadas en entornos como laboratorios, clínicas, hospitales, centros de cuarentena y espacios donde la persona considere que se ve expuesta a partículas nocivas y mutagénicas en el aire que respira, pero no donde espere tener una protección superior a un 94%, que es el máximo de filtrado de partículas que posee este tipo de máscaras.

Mascarillas FFP3

Brindan protección contra los gases que son altamente nocivos y venenosos, ideales cuando se está trabajando de forma activa con sustancias químicas oncogénicas, radiactivas, virus, bacterias.

También, son las más recomendadas como las mascarillas anti virus de máxima protección contra la contaminación del aire respirable y contra virus de la serie SARS, Corona virus, Influenza y aquellos que se transmitan por las vías respiratorias.

Gracias a la innovadora tecnología del filtro, la resistencia a la respiración puede mantenerse mínima y la respiración no es partículas interceptadas disminuidas, ya que filtran un 99% de todas las partículas y la fuga total puede ser de un máximo de 5%.

Mascarillas anti virus recomendadas

Una mascarilla FFP3 ofrecerá una mayor protección que alguna de categoría FFP2 y FFP1.

De hecho, las del tipo FFP1 tienen un factor de protección asignado (APF) de 4, las FFP2 tiene un APF de 10 y aquellas diseñadas como FFP3 tiene un APF de 20.

Para la protección ante contaminación del aire, ya sea por polución, virus, influenza y bacterias, lo ideal es utilizar la mascarilla que ofrezcan mayor cantidad de protección respiratoria, independientemente del tipo de concentración de los contaminantes.

En la actualidad existen muchos agentes y partículas dañinas en el aire que respiramos, afortunadamente se han desarrollado estas mascarillas anti virus FFP1, FFP2 y FFP3 que podemos utilizar para protegernos de virus peligrosos como el Corona Virus o los tipos gripales que se transmiten por el aire, siendo el FFP3 el más recomendado para la prevención efectiva de cualquier contagio.